INICIO DE LA VUELTA A EUROPA EN TRIKE

Bien, llevamos apenas cuatro días pedaleando y ya se nos había olvidado el día que era, entonces la cosa marcha bien. 

Han sido días duros, sobre todo porque antes de la partida hubo muchos en los que estuvimos preparándolo todo y en los que anduvimos a mil por hora y sino comprobad el vídeo del canal de Youtube en el que los resumimos. 

El día de la salida fue emocionante, por toda la gente, amigos y familia que nos arropó. No tenemos palabras para expresarlo que no sean las de que estamos tremendamente agradecidos de tenerlos a nuestro y felices por compartir con nosotros ese momento tan especial.

Luego vino lo más difícil, despedirse de todos y ponerse en marcha. Nos acompañaron unos kilómetros nuestros queridos amigos de Masa Crítica de Pontevedra a los cuales les agradecemos su apoyo en estos momentos iniciales en los que arrancábamos con emoción y una sensación de realidad aun no percibida. Era tarde ya y paramos a hacer la comida cuando apenas habíamos pasado la Xunqueira de Alba y donde no despedimos de nuestros amigos. Nos quedamos totalmente solos. Una gran emoción nos invadió en ese momento.

Seguimos el camino de Santiago por su ruta habitual y no fue fácil. Las cuestas de tierra empinadas y el peso que llevamos nos hacen vigilar cualquier desnivel para no volcar. La situación nos preocupaba bastante porque aunque lo teníamos ensayado no estaba resultando. La clave era el peso y su distribución. No podíamos llevar las alforjas en la Weehoo. Nos estábamos temiendo que así algo podía salir mal. Continuamos hasta Barro convencidos de que algo tendríamos que cambiar para continuar. Antes aun tuvimos un par de averías que a día de hoy aun no hemos solucionado pero que contaremos en otra ocasión. 

Barro hizo honor a su nombre donde asentamos nuestra tienda. Aprendimos la lección. No acampar en un lugar de tierra polvorienta a menos que sea muy necesario. 

Estábamos empezando así que quedaban muchas cosas por aprender. La adaptación de los niños, la distribución del material, la organización, los horarios,…en fin, un montón de cosas que suponemos se irán estableciendo según pasen los días. Los niños lo llevan genial, para ellos cualquier lugar es bueno para jugar y están disfrutando mucho, sobre todo Lucía (la pequeña Amelie) que comprende mejor las cosas. De ver el despegue de un avión por encima de su cabeza a trabajar las fracciones con un paquete de quesitos, a ser una cuidadora del planeta o a aprender a distinguir distintos árboles. Creemos que es el mejor viaje para ella. Dice que un coche escoba no es para ella, lo suyo es la aventura

Los días siguen pasando y aparte de cambiar el peso de las alforjas para llevarlo solo en las trikes estamos deshaciendonos de muchas cosas que creíamos que necesitaríamos y no necesitamos. Otras también se están rompiendo y a veces hasta nos alegramos. Se rompió un palo selfie para la cámara de acción, un portabidones, la mochila de los juguetes, el reloj wifi para la cámara, los enganches de la cámara y la tablet en una caída fortuita. Casi nada, pero estamos felices y contentos. Nunca lo habíamos estado tanto a pesar del cansancio.

En los primeros cuatro días hemos recorrido unos 120 kilómetros pasando por Pontevedra, Padrón, Santiago y Arzua, cerca de donde nos encontramos ahora. Seguimos el plan previsto así que ahí vamos

4 comentarios en “INICIO DE LA VUELTA A EUROPA EN TRIKE”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.