PEDALEANDO COTOBADE

Familia Supertramp

Pedalenado Cotobade es la entrada que deseábamos escribir hace tiempo. La entrada con la que queríamos mostrar esa parte de nosotros que define el lugar al que pertencemos y nos hace sentir orgullosos de ser donde somos. Nuestro hogar es el mundo, pero nuestro corazoncito es de Cotobade y esta entrada es un pequeño homenaje a la tierra que consideramos nuestro hogar, la tierra que nos vió nacer y crecer.

Situada en la parte oriental de la comarca de Pontevedra, Cotobade es un enclave de gran belleza paisajística con una riqueza natural incomparable. Tanto histórica como culturalmente guarda tesoros de gran valía. Desde arte rupestre hasta fiestas gastronómicas únicas. Cotobade es, para el que quiera conocerlo, un lugar para disfrutar en todo su conjunto. Es así que nos animamos a mostrar un poco de lo que en sus dominios se puede encontrar. Nuestra ilusión fue pedalear por sus tierras en familia para poder mostrar lo mejor de loslugares en los que nacimos y vivimos y como no, a lomos de muestras reclinadas como ya viene siendo habitual. Invitados quedáis a conocer más de cerca la tierra que más amamos: Cotobade.

Con la llegada del buen tiempo no desaprovechamos la oportunidad de hacer una escapada, así que recogimos nuestros enseres cicloaventureros y nos dirigimos al punto más alto del municipio para pasar la noche. El monte Seixo que pertenece a la Serra do Cando alcanza los 1000m de altitud en algunos de sus puntos más altos. Después del inevitable ajetreo de la mudanza empezmos el asentamiento del campamento. Elejimos un lugar bien protejido del viento y al resguardo de los animales, pero antes aún dimos un paseo por el entorno para relajarnos completamente. A esa hora del día vemos caballos y vacas pastando en libertad; sin duda los niños disfrutan del evento. Por la noche sabemos que salen los zorros, el chotacabras y probablemente el lobo del que se sabe que hay una pequeña comunidad que ronda estas tierras basándonos en el testimonio de algunos testigos que se los han encontrado. Volvemos a nuestro campamento y terminamos de montar todo.

Familia Supertramp


Familia Supertramp


Familia Supertramp Familia Supertramp


Cuando cae la noche el ruido de los molinos de viento apenas nos deja dormir con su rumor constante, pero llegado un momento concreto de la misma se detienen todos de golpe y eso nos permite escuchar la noche en su explendor. Ranas en charcas cercanas e insectos diversos por doquier. Es un silencio orquestado para una mágica noche de verano. Deleitados aun con esa harmonía nocturna oímos una manada de caballos relinchar y escapar al galope al mismo tiempo que un animal desconocido para nosotros empieza a aullar estrepitosamente, sonido por el cual suponemos que los caballos se asustan perturbando así nuestra tranquilidad. Con el corazón en un puño por no tener conocimiento de lo que sucede fuera de la tienda, el animal sigue con su particular grito. En ese momento de incertidumbre caemos en la cuenta de que seguramente se trate de un zorro porque en nada se parece al aullido del lobo. El animal va moviendose y emitiendo su sonido marcando un perímetro que calculo en unos trescientos o cuatrocientos metros y luego se va alejando montaña abajo. Me convenzo de que sabía que estábamos allí. Me quedo un rato más despierto y luego me duermo.

A la mañana siguiente nos preparamos para descender por las empinadas rampas del monte.

Familia Supertramp


Familia Supertramp
Vistas ermita Santa Mariña.

En lo alto, preparados para el descenso y con la ermita de Santa Mariña de fondo contemplamos las hermosas vistas que alcanzan las rías de Pontevedra y Vigo. El emplazamiento es lugar de reunion para celebrar una romería cada tercer domingo de Julio.

Familia Supertramp


Durante el descenso decidimos bajar con precaucion porque las empinadas cuestas nos hacen usar con frecuencia los frenos y éstos se sobrecalientan, aunque eso si, fue muy divertido.

Ya en el asfalto dejamos atrás la parroquia de Caroi camino a la Corredoira. Aquí el paisaje es bello. Las casas son de piedra, los muros de las fincas nos trasladan a un pasado no tan lejano y la vegetación nos presenta carballeiras y pinares.

Familia Supertramp


Familia Supertramp


Descendemos rápidamente por la carretera y llegamos a Carballedo. Allí paramos a refrecar el paladar en Café A Chan. Luego bajamos hasta el río Almofrei que está justo al lado para bañarnos en la playa fluvial y a preparar la comida. Aprovechando las mesas de piedra a la sombra y comemos disfrutando de la belleza de los molinos.

Familia Supertramp


Familia Supertramp
Zona playa fluvial de Carballedo. 


Al mediodía el calor aprieta con fuerza, por suerte estamos en el lugar preciso para luchar con las altas temperaturas.


Familia Supertramp



Después de comer recogemos nuestras cosas y empredemos camino a Rebordelo. Los caminos por los que pasamos son de gran belleza. Desde aquí a nuestra casa solo hay unos pocos kilómetros así que pedaleamos sin parar y en una hora llegamos a casa.


Familia Supertramp
Caminos de Pazos. 

Al día siguiente continuamos Lucía y yo para mostrar algunos enclaves mas de nuestra tierra. La primera parada es Almofrei, nuestro pueblo, del que guardamos los mejores recuerdos de la infancia. Lo más destacado es su puente medieval sobre el río, justo encima de las pozas donde la mayoría de nosotros aprendió a nadar.

Familia Supertramp
Puente medieval río Almofrei.


Familia Supertramp
Puente medival río Almofrei.

Finalmente bajamos hasta Tenorio y concretamente hasta su puente colgante sobre el río Lérez.

Familia Supertramp
Puente colgante sobre río Lérez (Tenorio)


El viaje estaba casi terminado. Solo quedaba regresar a casa y contar lo vivido. La experiencia fue intensa, pero corta. Nos queda mucho por contar de nuestra tierra, pero no nos dio tiempo a más. Esta es solo una pequeñísima muestra de los tesoros de Cotobade. Aquí hemos contado un poco de nuestra tierra, se queda muchísimo en el tintero, tanto que harían falta varias entradas más para contarlo todo. De cualquier modo esperamos que lo disfrutéis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.