RECORTANDO LA COSTA POR EL CAMINO DEL NORTE

Recortando la costa por el Camino del Norte, subiendo y bajando, dándonos espectaculares vistas de los pueblos por los que pasamos, así vamos: disfrutando.

Disfrutando de un regalo para los ojos que es poder descubrir estos rincones. Hacen que las subidas no sean tan duras y que olvidemos pronto la dureza del Camino de la Costa. Aunque sufrimos seguimos adelante. Buscamos las playas donde descansar y refrescarnos aprovechando un clima que hoy es perfecto para pedalear.

En Zarauz comemos al lado del restaurante de Karlos Arguiñano porque era hora y porque nos llegó el inigualable olor de los pimientos de Padrón. Eso nos abrió el apetito por completo y nos quedamos.

Continuamos hasta Zumaya siguiendo el perfil montañoso de la costa.  al llegar nos esperaba el primer albergue del Camino del Norte y allí, después de la última subida de la jornada, nos instalamos para descansar de un agotador día y reponer fuerzas para el complicado siguiente día. Merecido descanso de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.