SALVADOS POR LA CAMPANA: CAMINO DEL NORTE

Buenos días por la mañana. Así recibimos el día antes de empezar a subir. Nunca pensaríamos acabaríamos salvados por la campana.

El camino del norte es durísimo en algunos tramos y este día es un claro ejemplo. Nos cuesta mucho avanzar. Barro, caminos y subidas imposibles que si no fuese por la inestimable ayuda de un peregrino. (gracias Rober) no hubiéramos podido hacerlo al menos tan rápido.

Menos mal que encontramos pimientos de Padrón que pudimos degustar a la hora de la comida.

Vamos a un albergue de donativo a lo alto una colina empinada, pero cuando llegamos el albergue está cerrado. Llamamos a algunos más pero están ocupados. Ya no quedan. En el último que llamamos también está ocupado pero nos dejan poner unos colchones y dormir en el comedor.
Salvados por la campana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.