beneficios de viajar con niños

BENEFICIOS DE VIAJAR CON NIÑOS

Cuando empezamos a viajar en familia muchos nos preguntaron por qué viajamos con nuestros hijos, por qué los llevábamos con nosotros si apenas iban a recordar el viaje. Si algo teníamos claro eran los beneficios de viajar con niños, los grandes beneficios que les aportaría.

De hecho, para responder a esa pregunta llegamos a decir que no hay mejor educación que ver mundo. Nos explicamos. 

Nuestros hijos van a la escuela y la disfrutan bastante a decir verdad, pero si tenemos que elegir después de probar la emoción que produce descubrir cada rincón —como un aula abierta—, nos decantamos felizmente por esta manera inspiradora de aprender. De hecho no creemos mucho en que el aula sea el mejor lugar para aprender. Se aprende sí, pero también disuade a algunos alumnos a pesar de los esfuerzos del profesorado. ¿Hay una fórmula mágica entonces? No vamos a decir que la haya, solo vamos a aportar nuestra experiencia para mostrar los beneficios de viajar con niños.

Los viajes han expuesto a nuestros hijos a muchos estímulos diferentes. Es un hecho constatable que no se puede conocer significativamente el caudal o la longitud del río Danubio sin recorrer sus más de 2000 kilómetros, o que no se puede hacer una aproximación real de cómo vivían los griegos sin visitar las faldas de la Acrópolis de Atenas o, así mismo, asumir la realidad de las distancias entre países sin recorrerlos (al menos en bicicleta), o a prestar atención a una diversidad cultural sin estar en los lugares donde se manifiestan, o entender que las ciudades son parecidas y al mismo tiempo todas tan diferentes o simplemente probar la sensación de dormir en plena naturaleza para sentirla. 

Son experiencias que quedan grabadas aunque acabes de cumplir tres años: para Darío la minúscula línea de tiempo que concentraba su corta vida en este planeta se resumía —según él— en función de lo que había sucedido antes de Brindisi (a. B.) y después de Brindisi (d. B.). ¡Había desarrollado su propia percepción del tiempo apoyándose en el espacio en el que había estado! 

Esto nos da pie a afirmar que viajar es la mejor manera de aprender. Vamos a explicar entonces por qué viajamos con nuestros hijos y cuales son los beneficios de esos viajes.

beneficios de viajar con niños

BENEFICIOS DE VIAJAR CON NIÑOS

 

ABRE LA MENTE

 

Si la globalización, las sociedades multiculturales y la tecnología han hecho del mundo un lugar más pequeño poniendo nuestro alcance la posibilidad de enriquecernos aun es más fácil caer en un pensamiento etnocéntrico. Nuestros hijos han escuchado diferentes idiomas, visto diferentes tipos de construcciones y han aprendido que la forma en que hacemos las cosas en nuestro país no es la única manera de hacer las cosas. La pena es que no lo hemos hecho lo suficiente aún.

En 2016 recorrimos Europa en triciclos reclinados, pedaleamos 10000 kilómetros y visitamos 11 países. Desde probar una comida diferente a visitar importantes ruinas como la Vía Apia fueron algunos de las experiencias que disfrutamos en familia. Pero hablar con nuestra hija de lo que ocurría en Siria cuando los cazas despegaban de la base de Mont de Marsan y después llegar a Grecia para conocer a Mohamed y descubrir que había cruzado en patera el mar en dos ocasiones  huyendo de la guerra te da una visión diferente del mundo que conocemos. A eso nos referimos cuando decimos que hay que brindar a nuestros hijos la oportunidad de conocer el mundo real. Sobre todo si lo preguntan.

ESTIMULA LA CURIOSIDAD Y EL APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO

Uno de los grandes beneficios de viajar con niños es la oportunidad que se presenta cuando se estimula tanto la curiosidad. 

Cuando los niños viajan la historia y los problemas del mundo cobran vida. No me imagino un viaje que no despierte la curiosidad de los niños. Por ejemplo: las ciudades descubrieron a los niños otros medios de transporte desconocidos (tranvías, metro, las bicitaxis,…); la visita al museo de la fotografía en Francia despertó mucho interés por los colores o el río Danubio puso de manifiesto cuán grande puede ser un río. 

En las playas de Grecia surgió espontáneamente el instinto de protección del entorno donde recoger los desechos plásticos —una constante en todos los mares—, puso de relieve la degradación ambiental y el compromiso por mejorar la calidad del medio ambiente.

Viajar es como hacer un estudio de campo continuo que ayuda al aprendizaje en la vida real.

DESARROLLA HABILIDADES PARA LA VIDA

Las mayoría de las habilidades para la vida que los niños aprenden en los viajes son prácticas: leer un mapa, poner atención a los peligros que hay en las ciudades (básicamente aprender a moverse evitando los coches), aprender a autogestionar sus pertenencias, aprender a socializar e interactuar con otras personas de culturas diferentes, hacer amistades rápidamente y resolver problemas cuando las cosas no salen según lo planeado. 

Uno de los beneficios de viajar con niños muy importante fue el de aprender a ser pacientes, a conocerse y a funcionar como un equipo. Los niños desarrollaron una afinidad y un entendimiento mutuo difícil de ver entre hermanos. No diremos que son perfectos, lo que por otro lado sería incorrecto, sino que el viaje les ayudó conocerse.

FORTALECE LA FAMILIA

Este puede ser uno de los mayores desafíos de los viajes  en familia y al mismo tiempo uno de los mejores beneficios de viajar con niños. Convivir juntos durante 24 horas al día puede parecer agobiante. Pero con el paso del tiempo descubrimos que una de las cosas que más disfrutamos es pasar tiempo juntos. La razones por las que fue un éxito es porque no había horarios ni rutinas de la vida cotidiana que interfirieran en nuestro tiempo. Eso nos permitió mantener ricas conversaciones sobre temas tan variados como los materiales de construcción de una casa o jugar juntos tiempo efectivo. ¡Cuántas horas pasamos en habitaciones de hotel o la tienda de campaña simplemente jugando!

 

SE CENTRA EN LAS EXPERIENCIAS VITALES Y NO EN LAS NECESIDADES MATERIALES

 

Susana manifestaba en una entrevista el mismo día de la partida de la vuelta a Europa la necesidad e vivir con poco para compartir tiempo efectivo en familia. Después de vivir con lo justo durante un año solo recordamos los buenos recuerdos vividos y no que nos faltara nada. 

Superar las duras cuestas de País Vasco no importaba porque estábamos juntos. Cuando no encontrábamos un lugar para dormir nos hicimos más fuertes porque supimos cómo ayudarnos. Cuando llegó el invierno supimos cómo encontrar alojamiento durante los meses más duros. Cuando amenazaba lluvia aprendimos a anticiparnos encontrando la mejor solución en cada momento y cuando no había solución respondíamos resilientes ante la adversidad. Viajar nos ha hecho más fuertes y más seguros.

Como curiosidad: Lucía desde siempre dice que no quiere más de un regalo en Navidad. 

SE APRENDE A RESPETAR

Recuerdo con beneplácito la capacidad de nuestros hijos para saber estar en muchos lugares. Guardar silencio cuando lo requería, ser agradecidos cuando la ocasión lo merecía o saber compartir cuando el momento lo precisaba. Hemos visto crecer a nuestros hijos en este aspecto y si lo decimos es porque fue una evolución que creció gracias al viaje.

Visitar casas tan dispares requiere de ciertas habilidades sociales para saber actuar y puede que eses comportamientos se fueran mejorando con el paso de los días. 

CAPACIDAD PARA ADAPTARSE

Estar en lugares diferentes cada día, alojados con familias o personas diferentes, con entornos cambiantes, en países distintos con climas distintos, durmiendo en plena naturaleza día sí y día también ha sido una proeza, pero sobre todo un aprendizaje. Y lo mejor es que nos hemos vuelto más resilientes. Sin duda alguna se está demostrando que hay grandes beneficios de viajar con niños. 

Los viajes también desarrollan la resiliencia a medida que se aprende a vivir sin rutinas, a comer diferente y a recorrer países con idiomas distintos. 

Podemos concluir que los beneficios de viajar con niños quedan fuera de toda duda. Entonces, la próxima vez que veamos a una familia tomar la decisión de emprender un viaje familiar, aplaudiremos porque sabemos a qué se enfrentan y porque sabemos también todo lo que aprenderán. No han sido pocas las familias que nos han preguntado y dicho que les motivamos a viajar. No buscamos ser referente, pero sí nos alegra escuchar que dan el paso hacia la aventura. Podemos decir que tomar esa decisión lo cambia todo. Podréis sentiros orgullosos de la oportunidad que le estáis dando a vuestros hijos. El viaje será mucho mejor que unas previsibles vacaciones.

Si estás buscando formas de viajar con tus hijos, puede que también necesites saber cómo es un presupuesto de viaje en familia. Para maximizar su presupuesto de viaje, consulte nuestros consejos económicos para viajes familiares .

2 comentarios en “BENEFICIOS DE VIAJAR CON NIÑOS”

    1. La experiencia merece la pena. No hay nada mejor que hayamos hecho que nos hubiera hecho sentir lo que sentimos viajando con nuestros hijos. Un año alrededor de Europa da para mucho. Nos conocimos más de lo que una vida rutinaria a veces te permite y eso lo agradecemos siempre. No lo olvidaremos jamás. Muchas gracias por tu aportación y a viajar 😊😊

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.