GALICIA EN BICICLETA CON NIÑOS (TRIKE): EXPERIENCIA DE VIAJE

GALICIA EN BICICLETA CON NIÑOS (TRIKE)

Recorrer Galicia en bicicleta con niños (trike) puede ser duro. En nuestro caso es así. Vamos muy despacio, o mejor dicho, avanzamos pocos kilómetros, por una razón o por otra. Ya sea el calor —como el que hizo en días pasados— o porque se nos han roto varias piezas de las trikes.

Es cierto que el tiempo mientras viajas sucede muy rápidamente, tanto que no alcanzamos a recordar lo sucedido. Mientras intento escribir estas líneas se agolpan infinidad de recuerdos en mi mente y eso que apenas acabamos de empezar. Va a ser difícil resumirlo.

 

2016 0719 110438 001 »

LAS DURAS MONTAÑAS DE GALICIA

Contarlo es sencillo. Lo difícil fue poner solución a estos problemas y avanzar por caminos de pueblo en pueblo sin romper nada más. Recorrer Galicia en bicicleta con niños está resultando más duro de lo que pensábamos, sin embargo algo nos empuja a seguir adelante. Tenemos mucha fe en lo que estamos haciendo y no hay nada que nos haga pensar que nos equivocamos al hacerlo.

Estábamos en Melide cuando varios radios de la trike de Su se rompieron. No pudimos arreglarlos hasta Sarria haciendo malabarismos para distribuir con lógica el peso. Así fue como se rompió la otra trike; por sobrepeso. Todo parecía que desmoronarse y que el viaje llegaba a su fin. 

Dando muchas vueltas, con paciencia y un poco de fortuna dimos con la solución para ambas:

Fragmento del libro Vuelta a Europa en trike.

[…] Espero durante media hora la llegada de un taxista que aparece en el momento preciso antes de que siga llevando peregrinos cuesta arriba durante ele resto del día para salvar la cuesta.
—Necesito ir a un pueblo donde arreglan cubas para el vino. ¿Sabe dónde es? —le pregunto.
—Conozco el negocio, ahora lo llevan los hijos.
Me lleva directamente por las montañas a una nave donde se acumulan enormes recipientes de poliéster y metal. Preguntamos en lo que parece una oficina llena de papeles desordenados y sale un chico joven que debe rondar mi edad. Le enseño la pieza que hay que soldar.
Él la mira con detenimiento.
— Es aluminio 7005 —asegura sin pestañear.
— …
—La soldaré…
—¡Mil gracias! —resoplo con alivio.
Con una destreza increíble se pone manos a la obra. Primero limpiando los restos de escoria que han quedado de las pruebas que hiciera el mecánico y luego midiendo con precisión cada parte de la pieza hasta colocar todo en su posición antes de soldar. Espero a que termine mientras saltan chispas, ansioso por ver el resultado.
—Por esta parte no volverá a romper —explica cuando termina.
Puedes seguir viajando tranquilo. Está mejor que nueva.

Seguimos adelante superando grandes desniveles por caminos empedrados mientras nos cruzamos con cientos de peregrinos que saludamos deseándoles un buen camino. No son pocos los curiosos que se interesan por nuestras trikes, la mayoría extranjeros que nos invitan a dormir en sus casas cuando pasemos por su país. 

La llegada a Sarria es un triunfo para nosotros después de superar todas las cuestas y eso nos hace sentirnos más seguros. También sabemos cómo y dónde colocar la tienda con mayor seguridad. Lo más fiable suele ser preguntar a los vecinos para pedirles permiso. 

Estamos contentos con nuestro viaje. Conocemos a mucha gente de todas partes del mundo. Desde Norte América a Italia y pasando por Brasil o Australia. El camino es muy diverso, tanto recibimos una oración que desea lo mejor para nuestra familia como nos subimos al helicóptero medicalizado de la Xunta de Galicia.

LA CASA DEL ALQUIMISTA

2016 0722 141946 002 scaled »

En Sarria nos acoge por sorpresa Antonio, un artista que crea cuadros con minerales sacados principalmente de las montañas de Galicia. Su casa es su galería de arte y lo que ahí guarda es un tesoro de gran belleza y creatividad. Algo inspirador. Hemos sido invitados a comer y a dormir y se ha quedado más gente con la que hemos compartido una maravillosa tarde. Las nacionalidades son diversas y los idiomas van del italiano al inglés o del castellano al gallego. Seremos unos diez pero de vez en cuando llega alguien más y se quedan o se van.

«¿Qué será La casa del Alquimista?». Tanto si la encontramos como si no, la disculpa también es buena
para buscar un lugar para preparar la comida porque los niños ya lo reclaman. Tomamos el desvío por un camino angosto y a unos pocos cientos de metros alcanzamos la entrada de una casa donde alguien
advierte nuestra presencia y nos invita a pasar como si estuviese esperando por nosotros. Pasamos con la idea de no entretenernos mucho.

En la casa también vive Armiche, hijo de Antonio, quien comparte con su padre su pasión creadora y se encarga de llevar la huerta ecológica de la que se alimentan.

Los niños han tocado los instrumentos que Antonio guarda en un porche de la entrada, han jugado al bádminton, se han pintado la cara con minerales, le han dado de comer hierba a una oveja y ellos mismos han comido flores después de una visita a los cultivos de la huerta. Nosotros hemos jugado al juego de no acertar para ver quien lavaba la loza y también hemos charlado y aprendido mucho de toda la gente que va y viene por la casa. En agradecimiento hacemos la cena para todos con lo mejor de las verduras ecológicas y ya tarde nos despedimos hasta el día siguiente.

Ya en cama escribo el final de este día magnífico. Estamos en La casa del alquimista. Mañana comenzaran nuevas historias que podremos contar. De momento seguimos pedaleando por Galicia en bicicleta con niños, una experiencia que nos está poniendo totalmente a prueba. ¿Y vosotros, recorrerías Galicia en bicicleta con niños?

3 comentarios en “GALICIA EN BICICLETA CON NIÑOS (TRIKE): EXPERIENCIA DE VIAJE”

  1. Si que era mucho peso. Fue una prueba que hicimos para ir mas equilibrados con los remolques y no salió como esperábamos. Una vez que lo distribuimos bien ya no tenemos ese problema. Después ocurre que en la otra trike llevaba el doble de peso pero la suspensión hace que bo se rompan. Gracias por tu comentario.

  2. Si que era mucho peso. Fue una prueba que hicimos para ir mas equilibrados con los remolques y no salió como esperábamos. Una vez que lo distribuimos bien ya no tenemos ese problema. Después ocurre que en la otra trike llevaba el doble de peso pero la suspensión hace que bo se rompan. Gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.