como ahorrar 1 »

SER VIAJERO

¿Qué es ser viajero?

De manera resumida podríamos decir que ser viajero es hacer de la vida un viaje participando de aquello que se ve, eligiendo el camino por uno mismo y haciendo del trayecto un descubrimiento continuo.

ser viajero

Para aproximarlo hagamos un ejercicio que nos evoque qué es ser viajero —algo que muchos habremos hecho alguna vez—, pensando en la grandeza casi inabarcable de este planeta en cuanto a territorios, culturas y relaciones humanas se refiere. Imaginemos a una persona a la que no conocemos en cualquier lugar lejano, India, África, Turquía, da igual. ¿Cómo es la persona? Podemos recrearnos en su fisonomía, su ropa, su vida, pensar en cómo será su familia o si tendrá hijos? Pensad por un momento en esa posibilidad remota de ser capaces de comprender a otra persona en la distancia.

Ahora imaginemos un lugar donde solo estés tú, en plena naturaleza, donde se perciba la más apacible soledad. Busca tu espacio y respira profundamente mientras piensas en esta asegunda propuesta. 

Aparte de la gran sensación de enriquecimiento y libertad que pueda transmitir estas dos propuestas —aunque sea tan solo por mero acercamiento creativo—, lo que estoy intentando hacer es poner de manifiesto los sentimientos de pertenencia, de unión con lo natural y de descubrimiento inherentes a la más primigenia reacción ante un estímulo. Sensaciones que busca el viajero. Se trata de algo tan primigenio que puede guiar nuestra conducta, nuestras pasiones y nuestros deseos a través de una percepción —mejorada con el tiempo— a través de los sentidos. 

Considero que ser viajero viene de ese inicio primigenio en el que la primera célula reaccionó a una segunda para unirse —quizá de forma fortuita— y que al final determinó paso a paso la evolución de las especies. Me explico: esto es solo es intento de remontarse a las raíces mismas de lo que somos. Somos simples exploradores que buscan reaccionar ante estímulos para prosperar.

Somos curiosos por naturaleza solemos decir, pues la curiosidad alimenta las ganas de vivir. Las ganas de saber y de conocer nos llevan a movernos por curiosidad hacia el estímulo. Es un acto instintivo para alcanzar algo, es movimiento. ¿Qué somos entonces sino viajeros que se mueven en busca de algo como aquella primera célula? 

Sin embargo, al mismo tiempo que evolucionamos también buscamos la manera de sentirnos a salvo de los peligros, y en esa búsqueda o ambición surgieron las mejoras tecnológicas que nos permitieron sobrevivir cada vez con más calidad de vida y en mejores condiciones. Eso es algo que ha pasado muy rápido durante el último siglo. 

El gran problema es que la vida sedentaria ha puesto delante de nuestras narices estímulos que para nada motivan nuestra capacidad de sorprendernos. Tenerlo todo controlado da seguridad, calma la ansiedad y reduce nuestros miedos ante lo desconocido, pero como digo también asfixia nuestra capacidad de sorprendernos. Tendemos a la conservación para perpetuarnos en el tiempo, unos a través de sus obras, otros a través del poder, pero al mismo tiempo queremos trascender el tiempo buscando otras fórmulas a las que le damos valor. 

Parece que el «Like» se ha convertido en la nueva ilusión para hacernos trascendentes, sin embargo, reduce el valor de ser al atarnos a una verdad poco tangible que se esfuma velozmente en la voracidad consumista de las redes. La gloria solo es para unos pocos y muy efímera hoy en día.

Al hilo y retomando el tema de ser viajero quizá te sientas identificado con la idea de querer saber qué hay mas allá de lo que ves a simple vistaNo sé si os pasa: desde siempre, cuando voy a un lugar desconocido quiero saber que hay mas allá de ese lugar. Y si avanzo me pregunto a quien más me voy a encontrar que me dé la oportunidad de aprender. En las ciudades miro a lo alto de edificios que parecen abandonados (lo sé, soy un nostálgico) y me pregunto: ¿Quién viviría allá arriba o qué hay dentro? Cuando me cruzo con otras personas, me pregunto por sus vidas, quienes son, si han tenido una buena vida. Cuando viajo me pasa lo mismo, observo y veo a gente que ha vivido una vida entera y no se nada de ellos. ¿Tendrán hijos, se habrán casado, en que creen? 

No sé si eso os pasa o si solo pasa a los viajeros. Lo que sé es que todas esas preguntas me empujan a viajar, a descubrir el mundo. Es mi estímulo. Ese descubrimiento me enriquece porque descubro lo bueno y lo malo. Descubro la vida. Es un placer que no se debe despreciar.

Lo mismo sucede al observar paisajes u obras hechas por la mano del hombre. Es una llamada de la naturaleza de la que nos hemos separado tanto. A ella pertenecemos y solo cuando hacemos un alto y nos acercamos a un bosque y tomamos aire vibramos en comunión con ella, entonces nos sentimos vivos. Ese es el espíritu. Ese es el descubrimiento. Por eso queremos ser viajeros. Todos somos viajeros en el fondo porque todos tenemos curiosidad por descubrir. Todos somos viajeros porque sabemos que se experimenta una gran sensación de libertad cuando salimos ahí fuera.

SER VIAJERO ES:

  • Ser viajero es una actitud que busca participar de aquello que se ve.
  • Ser viajero tiene mucho de ser capaz de o de ser autónomo para y va unido al hecho mismo de la supervivencia, esa capacidad de la que todos estamos dotados para activarla cuando estamos en peligro. Ser viajero permite activar esas capacidades de nuevo, ponerlas a trabajar para actuar. Eso nos hace sentir más unidos a la naturaleza de donde nos separamos hace tiempo. 
  • Ser viajero es una búsqueda para encontrarnos con nuestra propia naturaleza.
  • Ser viajero es romper las reglas y los esquemas de uno mismo, es abrirse al mundo y descubrirse. Ser conscientes de nuestra imperfección y de aceptarnos como somos.
  • Ser viajero es una forma de vida cuando la descubrimos porque nos hace sentir vivos porque toca los puntos básicos de la existencia. Explica mejor quienes somos, de dónde venimos y a dónde vamos (más claramente la primera).
  • Se viajero es aprender a ver con otros ojos, ser observador sin juzgar lo que se ve
  • Ser viajero es ser un ladrón de imágenes. Todo viajero se alimenta de alguna manera de la imagen como si le diera energía al espíritu con cada fotograma . No deja de ser la eterna búsqueda de la belleza.

En la magia de descubrir es donde reside el espíritu de ser viajero. En un vídeo de nuestro canal expresamos las motovaciones para hacer un viaje. Visita RAZONES PARA VIAJAR.

Así que viaja, no te frenes, descubre, no tengas miedo. Habla con la gente, pregúntales. Camina por el bosque, abraza un árbol, respira y date un descanso. Que la vida está para vivirla y sentirla.

No te invade un deseo irrefrenable de irte y descubrir. ¿No quieres ser viajero?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.