SOBRE COMO PREPARAMOS EL VIAJE

Después de la presentación de libro y proyecto queremos contar lo que han sido estos últimos meses en cuanto a la gestación de la idea y todo el proceso consiguiente.

Para resumirlo un poco y ser concisos os podemos contar que hacía mucho que en nuestras cabezas ya maduraba la idea de hacer un gran viaje; sólo era cuestión de tiempo que esta situación se diera, aunque en principio no supiésemos como. La mejor solución que encontramos para plantearlo abiertamente fue utilizar la sencilla fórmula de escribir sobre aquello que nos gustaría hacer. Solo así pudimos empezar a ver que era posible y comenzar a soñar con ello. Esto ocurrió hace unos diez meses y fue ahí cuando se nos planteó la primera duda que nos obligó a tomar la primera decisión importante. Nos explicaremos mejor: hasta ese momento no habíamos hablado firmemente de la posibilidad de ampliar la familia, pero el hecho de hablar del viaje hizo que nos planteáramos la idea de darle un hermanito a la pequeña Amelie porque pensábamos que si nos íbamos iba a pasar un largo tiempo antes de que volviéramos a retomar este tema y no queríamos dejarlo pasar mucho tiempo. Fue así como, después de divagar mucho sobre esta importante decisión, decidimos que al viaje iría uno más. Así que tan sólo había que pensar cuando sería aconsejable ir con un bebé. Como ya teníamos experiencia viajando con uno pensamos que lo mejor sería esperar a los 2 años y medio desde su nacimiento por varias razones:

  1. Porque necesitábamos tiempo para desarrollar todo el proyecto: financiarnos, conseguir material, organizarnos, etc.
  2. Porque cuanto mayores fueran los niños, mayor sería la independencia que tendrían para valerse por sí mismos.
  3. Y, porque la fecha de partida estaría condicionada por las condiciones climáticas de las regiones por las que fuésemos a pasar, razón por la cual la hicimos coincidir parte de la ruta por países del sur de Europa en los meses de inviernos.

Y así fue como se decidió la fecha de partida.

Ahora había que pensar cómo lograríamos poner en marcha la idea. Un punto clave era la financiación, así que por ahí empezamos. ¿Cómo íbamos a lograr reunir el dinero? Después de darle muchas vueltas pensamos que nosotros teníamos algo. Cuando hiciéramos el primer viaje, por la emoción de contar todas las desventuras y casualidades que nos habían ocurrido empezáramos a escribir un blog, así que creímos que convertirlo en un libro que pudiéramos vender sería una buena idea. Aunque en un principio no supiésemos qué podría resultar de contar toda aquella historia sabíamos que era una historia única, digna de ser contada y que podía servir de entretenimiento y experiencia a lectores amantes de los viajes.

El único inconveniente era que sin apenas conocimientos sobre la edición de libros hubo que aprender mucho. Por un lado hubo que revisar lo que estaba escrito y terminar de escribir lo que faltaba para luego desarrollar todo el trabajo de edición, maquetación, revisión, diseño de portada, tramitación de ISBN, depósito legal y código de barras para reducir así al máximo los costes. Lo que ocurrió a continuación fue un monólogo de largas noches escribiendo y retocando el libro acompañado de una intensa planificación del viaje, creación del blog, diseño de portada, presentación y un sin fin de investigaciones fallidas de cómo plantear todo este proceso hasta dar con las soluciones adecuadas. Una vez finalizado el mismo nos damos cuenta del arduo trabajo que supuso dedicarse a algo tan absorbente, pero al fin llegó el momento de contarlo, y tras mantenerlo prácticamente en secreto, lo sacamos a la luz. El resultado empezamos a verlo ahora. Estamos entusiasmados con la respuesta de todo el mundo. Sin embargo, somos conscientes de que el trabajo más duro empieza ahora. Vamos a intentar avanzar firmes y seguros,  planificando y logrando cada pequeño objetivo que implica este largo recorrido. Nos sentimos arropados por todos y son muchas las muestras de apoyo y cariño que hemos recibido. Muchas puertas se han abierto y es gracias a todos que este sueño coge inercia. Sólo agradecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.