VIAJAR CON NIÑOS EN TIENDA DE CAMPAÑA

 

viajar con niños en tienda de campaña
Camino del «Roteiro ecolóxico do Morrazo»

Con motivo de nuestra última salida en trike queremos proponer unos consejos para viajar con niños en tienda de campaña que serán de lo más útiles para quien quiera hacer una ruta con niños al más puro estilo aventurero, es decir, con tienda de campaña, alforjas y en plena naturaleza. Para nosotros fue una experiencia que sirvió a varios propósitos, en primer lugar para probarnos con el peque en una nueva rutina y en segundo lugar para empezar a concienciarnos de lo que nuestra futura aventura puede deparar: La costa de Portugal y la Vuelta a Europa en trike.

VIAJAR CON NIÑOS EN TIENDA DE CAMPAÑA

De entrada habría que decir que no es fácil, por lo menos al principio. Tanto la preparación como el desarrollo requieren de un trabajo que a veces puede ser agotador pues pasamos bastante tiempo organizando mochilas, preparando cenas, meriendas y desayunos y montando y desmontando la tienda. Ese es el tempo que mantuvimos día tras día además de pedalear y jugar con los niños, pero fue precisamente por eso por lo que mereció la pena hacerlo, porque lo disfrutamos muchísimo y sobre todo porque nos sentimos libres y dueños de nuestro tiempo.

Para llevar a cabo un viaje de estas características lo que hay que tener en cuenta es qué necesitamos. Nos referimos a qué ropa llevar, qué cantidades, qué material, aunque tampoco sin complicarse para evitar llevar peso innecesario, pero si para ir bien preparados. Os dejamos algunos trucos y consejos que nos sirvieron para realizar este viaje:

CONSEJOS PARA VIAJAR CON NIÑOS

1. Ropa 

En cuanto a la ropa, lo más recomendable sería llevar dos o tres pantalones y camisetas para cada uno y lo mismo de calcetines y mudas; el pijama se puede sustituir por uno de esos pantalones (si es de chándal o similar mucho mejor) y esto, claro está, considerando la época del año en la que vayamos, pero en todo caso llevar siempre alguna ropa que nos abrigue bien por las noches. Los niños no llevaban chubasqueros porque ellos iban bien protegidos en sus remolques. 

2. Material extra

La principal diferencia se presentaba con Darío porque aun hace algunas tomas de biberón y porque usa pañal. Esto nos supuso llevar un extra de material puesto que al no comer como nosotros se hacía necesario llevar también biberón, cereales y un termo para tener agua caliente preparada nada más se despertara (él no puede esperar).

3. Peso

Para distribuir los condimentos del desayuno y las comidas usamos unas bolsas de plástico que son las que se usan para guardar alimentos en el congelador; son muy útiles para tener todo bien separado y organizado. Así, el cacao, azúcar, la sal y las especias iban en estas bolsas. Por otro lado decidimos llevar leche entera en polvo (para reducir peso) y a la que el peque se adaptó perfectamente. Las cantidades de comida y qué comida llevar va un poco en el gusto de cada uno, pero al ser cuatro la cosa se puede complicar aunque no debería. Es como ir de picnic aunque con más previsión. Principalmente llevamos pasta, atún, huevos (éstos para comer cuanto antes) y luego compramos por el camino ensaladas y carne. 

4. Crema solar 

Por descontado es muy importante llevar crema de protección solar, haga o no haga calor. 

5. Utensilios de cocina

Consideramos útil para una ruta de cuatro días el hornillo de gas, si bien para rutas de más duración nos pasaremos al hornillo multifuel (concretamente nosotros compraremos el hornillo Coleman 442, un hornillo diferente que va con gasolina sin plomo y combustible Coleman). 

6. Higiene

Llevar un set de higiene habitual en caso de niños pequeños que incluya todo lo necesario. También hay que llevar lavavajillas y estropajo para limpiar las cacerolas. Para llevarlo sin verter usamos una funda estanca. El único problema es que el lavavajillas con el paso de los días se acaba estropeando. 

7. Herramientas

Muy importante es también el set de herramientas que llevemos para posibles reparaciones. Lo aconsejable, ademas de las herramientas de siempre es llevar repuestos de las partes más importantes, es decir, desde una cámara hasta los cables de freno y cambio. Nos fue muy útil por ejemplo la cinta americana para resolver una avería en el sistema que llevábamos para anclar la Wehoo a la trike de Susana cuando este se rompió. También sirven las bridas por si se suelta algún cable o para sujetar cualquier otra cosa. Lo importante es tener recursos que nos permitan solventar cualquier percance que se presente y aquí aun creemos que tenemos mucho campo por descubrir.

8. Tienda de campaña

En cuanto a la tienda de campaña y material para dormir nosotros llevamos nuestra vieja tienda de siempre, que esperamos sustituir en breve porque no está ya para muchos trotes y, como material de abrigo, usamos un edredón nórdico, una solución que va bien hasta cierto punto. Nos explicamos: el edredón nos permitía dormir juntos y guardar calor entre todos, pero tiene el inconveniente de que al movernos nos destapamos. Frío no pasamos pero es mejor llevar buenos sacos de dormir. El edredón iría bien en verano, es cómodo, te permite moverte y cumple la función de abrigo, pero para condiciones de más frío hace falta algo más.

Esperamos que estas conclusiones sirvan a aquellos que pensáis probaros en ruta con niños. Os recomendamos esta entrada donde adquirimos mayor experiencia en viajes después de esta primera aventura  Ahora os dejamos una pequeña descripción de la ruta que hicimos. Esperamos que os guste.

LA RUTA

Decidimos salir desde nuestra propia casa y evitar coger el coche o transportes. Aunque en un principio íbamos hacia la zona de Sanxenxo pasando por monte Castrove al final nos decidimos por recorrer el Morrazo como habíamos hecho en otra ocasión pero esta vez con niños y haciendo algún rodeo para evitar lo máximo posible las carreteras. 

Salimos el Jueves 2 de Abril a las 11 de la mañana en dirección a Marín y haciendo las paradas necesarias con los niños. La primera comida la hicimos en la playa de Portocelo. El día era soleado y la gente había aprovechado el buen clima y las vacaciones para acercarse a tomar el sol. Sin prisas salimos de nuevo con la intención de llegar lo más cerca de Cabo Udra sin saber realmente dónde dormiríamos. Siguiendo nuestra intuición nos adentramos por pequeñas carreteras secundarias que nos llevaban hacia el mar buscando algún bosque o la playa. Cuando llegamos al final de una carretera el camino nos llevó hasta el mar. Allí había un señor que cobraba por aparcar coches en su finca. Susana le preguntó si podríamos acampar. El hombre dudó en un principio y después de pensar un poco nos llevó a otra finca que tenía más arriba. Decidimos pagarle y nos cobró lo mismo que por aparcar un coche. La finca tenía recién cortada la hierba así que nos servimos de ella para preparar un colchón de hierba y dormir más cómodos.

A la mañana siguiente nos dirigimos hacia Cabo Udra, zona protegida y un paisaje con hermosas calas entre rocas. 

Allí, a la sombra de unos pinos paramos a comer. Recorríamos el sendero GR-59 conocido como «Roteiro ecolóxico do Morrazo» y salvo alguna zona imposible para las trikes el sendero era perfecto para disfrutarlo montados en ellas.

Siguiendo las intrincadas carreteras intentamos buscar la manera de llegar a nuestro destino, pero el calor de aquel día y las empinadas pendientes de esta zona de costa casi no nos dejaban avanzar. Decidimos ir hacia la carretera y avanzar hasta Aldán. Por carretera avanzamos mucho más rápido y llegamos a un camping donde nos quedamos.

Al día siguiente avanzamos con mucha mas comodidad por carretera y por algunas carreteras sin apenas coches hacia Cangas. El perfil era más llano y pudimos avanzar mucho más disfrutando de la costa con la ciudad de Vigo de fondo. Ese día montamos la tienda en un parque cuando todo el mundo se fue a sus casas. Al día siguiente recorreríamos los últimos kilómetros para volver a casa con bastante calor y bastantes paradas.

En términos generales esta fue una experiencia que nos sirvió para ver aprender a viajar con niños en tienda de campaña y para saber cómo nos desenvolvemos con dos niños, con mucho peso a cuestas y en situaciones impredecibles. Creemos que hemos avanzado mucho en nuestra preparación y que en cuanto dispongamos de todo el material necesario aún será mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.